viernes, 27 de julio de 2012

FESTIVAL ETNOSUR 2012. CRÓNICA Y FOTOS.


 Alcalá la Real acogió el fin de semana del 20 al 22 de Julio la decimosexta edición del Festival EtnoSur (Encuentros Étnicos de la Sierra Sur). 

362 días esperando, 3 jornadas inolvidables y 1000 fotografías después corroboramos que el Festival EtnoSur sigue siendo, un año más, EL FESTIVAL… con mayúsculas.

EtnoSur arranca el viernes bien temprano. A las diez de la mañana empiezan los talleres para los afortunados que ya se encuentren en tierras alcalaínas y sean además los más madrugadores. La presentación oficial de Festival tiene lugar a las 12 del medio día y las músicas se estrenan a la una y media de la tarde en el paseo de los Álamos, epicentro ocioso, gozoso y glorioso del Festival durante las horas diurnas. Las primeras notas corrieron a cargo de la madrileña Banda del Soplo para dar paso a las sesiones del Etnochill, con Lagartique, el primero  de los ganadores del concurso de djs, y con los fabulosos Ion Din Anina y dj Pierrot. Tras danzar al ritmo de estos gurús musicales, les tocó el turno a los artistas callejeros que muestran su arte en los distintos escenarios que ellos mismos improvisan. Y antes de las ocho de la tarde tienes el primer gran dilema del Festival. ¿Concierto o Circo? Si apuestas por más música (el eje casi central y único de mis visitas a EtnoSur) tus pasos te debieron conducir hasta la plaza del Ayuntamiento para ver a Zoobazar, que provienen también desde Madrid, y que presentaban su disco de debut, Uno. Con ellos disfrutamos de la fusión de sus sonidos y del virtuosismo de sus músicos y canturreamos esa bella ‘balada’ que es Último koala, auténtico momentazo de esa actuación. Si elegiste la opción Circo, tu camino era el Escenario Circo, para ver, tras esperar la larga cola que te garantizase el acceso a este (ya) pequeño recinto, a The Jashgawronsky Brothers, una peculiar formación circense que mezclan músicas hechas con instrumentos reciclados y números acrobáticos cargados de ciertas dosis de sensualidad. Una producción muy en consonancia con el Festival. Y ya en el escenario principal, el Escenario EtnoSur, primera parte de Planeta EtnoSur. Desde las diez y media de la noche hasta altas horas de la madrugada. El libanés Ara Malikian fue el encargado de abrir fuego con su música, presentando su espectáculo ‘Colores’ y dejando amplia constancia de su habilidad y destreza al violín. Aderezó el concierto con grandes dosis de humor y con la presencia del (virtuoso también) guitarrista de jazz y flamenco José Luis Montón. Excelente comienzo que auguraba una gran noche musical. Ethicolor puso el colorido (con sus constantes cambios de vestuario), el baile desenfrenado y la música ‘sksta’ al servicio de un público con ganas de fiesta y que se divirtió de lo lindo con las coreografías de los bailarines y la fuerza y contundencia de sus músicos. Supimos sin duda porqué han sido uno de los ganadores del Festival Etiopía Vis a Vis, organizado por Casa África. Y lo mejor de la jornada aún estaba por llegar. Fuel Fandango descargaron toda la potencia de su fusión de flamenco, jazz, soul o rock con electrónica en un directo demoledor y con unas canciones extremadamente bailables que hicieron las delicias de los allí presentes. Nita en el escenario es, simplemente, pura energía. Ella sola se basta para justificar el porqué de la participación de esta banda en esta edición de EtnoSur. Pero es que además detrás está todo el saber y la complicidad del productor y dj Ale Acosta y el buen hacer del batería Carlos Sosa. Tres músicos en el escenario para crear un sonido que se antojaba como una gran banda. Un auténtico gustazo de directo. Y para rematar, para terminar de sentir que el día había sido impecable, fructífero, dichoso y bullanguero, cerró el Escenario EtnoSur el inigualable y aclamado en años anteriores para estar en estas lides Ion Din Anina a los mandos de una nave sonora que nos habría de transportar a un estado superior de felicidad musical. La sesión de este dj sevillano fue sencillamente brutal. Frenética. Apoteósica. Ion Din Anina no solo transmite intensidad con su exquisita selección, sino que además la multiplica exponencialmente con una entrega absoluta en el escenario solo al alcance de muy pocos locos que se atrevan a llamarse a sí mismos deejays. Personalmente no he visto nunca a un dj irradiar ese sentimiento de tremenda gozadera. Lo mejor de EtnoSur, sin duda alguna. Su posterior afonía fue una muestra de dicha entrega. Lo confirman las palabras que me transmitió el propio David González antes de su forzado ‘silencio’: ‘si es que canté hasta los graves de los temas que pinché’. Sobresaliente. Un grande. Magnífico final para una noche, la primera, inolvidable. Y aún faltaban dos jornadas… Había que descansar, tomar fuerzas, aliento y volverse a dejar llevar por la magia de EtnoSur.

El sábado empezó igual de temprano (demasiado para mí) con los talleres. Yoga, canto, teatro, maquillaje y caracterización y confección de máscaras harían las delicias de los asistentes. Las actividades se iban sucediendo y llegaría nuevamente la hora de la música. Banda Baile Asalto fueron los encargados de abrir el Paseo de los Álamos, para continuar con la segunda y maravillosa tanda de djs en el Etnochill. En esta ocasión fueron Fak Scratch, Andy Loop y Dj Kaderas los que pusieron en ebullición al personal presente. La temperatura subía y subía hasta tal punto de que Andy Loop rebautizó el Etnochill y lo llamó, acertadamente, Etnogrill. Suerte que la guerra del agua nos refrescaba mientras danzábamos a pleno sol y a 40 grados. Las sombras que proyectaban los árboles estaban muy cotizadas en esos momentos. Ya ni llevar encima la cámara de fotos me podría privar de sumergirme entre los distintos disparos, chorros y pulverizadores de las pistolas de agua y demás utensilios usados para sofocar el calor y a la vez divertirnos cual niños pequeños. Y tras bailar, sudar y mojarnos, para mí un merecido descanso. Mientras, en la plaza del Ayuntamiento haría acto de presencia el grupo de flamenco fusión mediterráneo Taifas y en el Escenario Circo lo haría Cabaretno, ese ensamblaje de siete compañías de teatro junto con una banda de música. Ya por la noche, en el Escenario Principal, Aziza Brahim & Gulili Mankoo sustituían a los caídos del cartel por segundo año consecutivos Oreka Tx, grupo que por cierto era de los que más ganas tenía de ver en directo el abajo firmante. Otro año será… Y van dos. Aziza se mantuvo fiel a su estilo más reivindicativo, con un sonido que viaja del África Occidental a Norteamérica, y que vuelve a Europa. Un collage sonoro bien desarrollado y arropado por los músicos que la acompañan. Mientras Aziza apuraba los últimos estertores de su actuación, tocaba parada obligada en el Pipiripao, la zona de comidas del mundo situada dentro del recinto. Esas patatas asadas te devuelven la vida, te levantan el ánimo y el espíritu y te dan fuerzas para continuar otra extenuante noche llenas de baile, música y desenfreno. Tras la entrega del premio EtnoSur al Juez Baltasar Garzón, llegó uno de los grandes momentos del Festival. La producción propia de EtnoSur. Juan Perro y la Zarabanda. Un concierto en el que Santiago Auserón desplegó todo su buen hacer encima de un escenario, acompañado de una gran banda y al que le puso un broche de oro el baile de Eva Murcia, del grupo Kata Kanona. ¿Os cuento un secreto? En uno de los momentos mágicos en los que Eva danzaba en las tablas al ritmo de la música de Auserón, al director del Festival, Pedro Melguizo, e incluso a algunos de los presentes, como la magnífica fotógrafa y paisana Amada Santos, se le derramaron por sus mejillas algunas lágrimas de emoción. Es lo que tiene trabajar duro y durante tanto tiempo para ver realizado un sueño. El sueño de que todo esté perfecto, de que todo salga bien, de que todo fluya en la buena dirección. Chapó por ellos. Y tras tres horas, Auserón le pasó el testigo a los israelíes The Apples, desde Tel Aviv, que supieron encender al público con su portentoso funk al ritmo de un endiablado batería que es el que lleva el peso del grupo, con dos deejays que entremezclan los scratchs con loops y samples a la perfección y con una sección de vientos simplemente arrolladora. A pesar de las largas horas de baile que ya llevábamos encima, The Apples supo sacarnos hasta la última gota de energía pues no dejó que parásemos de movernos ni un solo segundo. Danzamos hasta la extenuación. Fue lo mejor de EtnoSur junto con la sesión de Ion Din Anina en la Etnoteca. Y cerrando el sábado estuvieron Global Dúo, ese nuevo proyecto de Dj Tillo y Andy Loop junto con el percusionista cubano Vladimir Núñez. El groove corrió por nuestras venas y Global Dúo nos sedujo con su electrizante actuación. Bravo por ellos. Y ya las luces del alba nos anunciaban retirada para poder descansar y así disfrutar de lo que aún estaba por llegar.

El domingo se despertó igual de caluroso en el Paseo de los Álamos, donde los bielorusos de Ethno Trio Troitsa sorprendieron a los asistentes con sus cantos ancestrales, sus portentosos riff de guitarras y los numerosos instrumentos que tocaron, además de por la peculiar apariencia de su cantante y fundador Iván Kirchuk. El misticismo se apoderó de todos nosotros y nos transportó a tierras lejanas y desconocidas. Finalmente, los conciertos se cerraron con el otro grupo ganador del Festival Etiopía Vis a Vis, Munit & Jörg, que nos sedujeron con la increíble voz de la cantante etíope Munit y la guitarra del alemán Jörg. Una propuesta que, a pesar de parecer arriesgada por ser pausada y sosegada (a veces no tanto), cuajó perfectamente e hizo las delicias de los muchos que aún teníamos fuerzas para continuar con EtnoSur. A ello también contribuyó por supuesto las versiones que hicieron de algunos de los más grandes músicos de la historia, Bob Marley incluido. Y las músicas definitivamente llegaron a su fin con la nueva entrega de los djs en el Etnochill. Chingy, Pierrot, Dj Kaderas y Jimmy Jazz & Zelufunk terminaron de agotar las escasas energías de los etnosureños que quedábamos por allí. Tras despedirnos, recoger nuestras pertenencias y todos los bártulos y cachivaches para emprender camino de vuelta a casa, a la cruda realidad. A esperar otros 362 días para volver a sentir profundamente el espíritu EtnoSur. Ya queda menos para otro maravilloso EtnoSur.
EtnoSur 2013, espéranos, que allá vamos!!

Texto y fotos ALEJANDRO LÓPEZ GARCÍA. LA VUELTA AL MUNDO EN 80 MÚSICAS.

ZOOBAZAR
ARA MALIKIAN
ETHICOLOR
FUEL FANDANGO
ANDY LOOP

DJ KADERAS

DJ BENAS, DJ TILLO, ION DIN ANINA & ANDY LOOP
EQUIPAZO!!!!

JUAN PERRO Y LA ZARABANDA

JUAN PERRO Y LA ZARABANDA

THE APPLES

THE APPLES

THE APPLES

ETHNO TRIO TROITSA

ETHNO TRIO TROITSA

MUNIT & JÖRG
ALEJANDRO LG & EL GRAN ION DIN ANINA
foto del gran maestro EDUARDO G. MAGAÑA